jueves, 8 de noviembre de 2007

Gracias

Ay de quien desoriente al viento,
de quien equivoque al horizonte,
de quien no encuentre una mano
sobre su mano
para cruzar la noche.

Ay de quien no tenga un labio
amigo más allá de las palabras.  

Eduardo Alonso