domingo, 27 de febrero de 2011

CUERPO A LA VISTA

Y las sombras se abrieron otra vez y mostraron un cuerpo:
tu pelo, otoño espeso, caída de agua solar,
tu boca y la blanca disciplina de sus dientes caníbales, prisioneros en llamas,
tu piel de pan apenas dorado y tus ojos de azúcar quemada,
sitios en donde el tiempo no transcurre,
valles que sólo mis labios conocen,
desfiladero de la luna que asciende a tu garganta entre tus senos,
cascada petrificada de la nuca,
alta meseta de tu vientre,
plata sin fin de tu costado.

tus ojos son los ojos fijos del tigre
y un minuto después son los ojos húmedos del perro.

Siempre hay abejas en tu pelo.

Tu espalda fluye tranquila bajo mis ojos
como la espalda del río a la luz del incendio.

Aguas dormidas golpean día y noche tu cintura de arcilla
y en tus costas, inmensas como los arenales de la luna,
el viento sopla por mi boca y su largo quejido cubre con sus dos alas grises

la noche de los cuerpos,
como la sombra del águila la soledad del páramo.

Las uñas de los dedos de tus pies están hechas del cristal del verano.

Entre tus piernas hay un pozo de agua dormida,
bahía donde el mar de noche se aquieta, negro caballo de espuma,
cueva al pie de la montaña que esconde un tesoro,
boca del horno donde se hacen las hostias,
sonrientes labios entreabiertos y atroces,
nupcias de la luz y la sombra, de lo visible y lo invisible
(allí espera la carne su resurrección y el día de la vida perdurable)

Patria de sangre,
única tierra que conozco y me conoce,
única patria en la que creo,
única puerta al infinito.

Octavio Paz

viernes, 25 de febrero de 2011

Viniste a visitarme

Viniste a visitarme
en sueños

pero el vacío
que dejaste cuando
te fuiste

fue realidad

Ernesto Cardenal

miércoles, 23 de febrero de 2011

No hay tiempo si en el agua de diamante

No hay tiempo si en el agua de diamante
que roza nuestros cuerpos
tú y yo nos sumergimos: el agua tuya con el agua mía
de tu boca, y apenas el hundir
de los secretos labios en el mar.
Sólo tu piel abierta
como la abierta noche de la noche
donde tus muslos amanecen.
Y el silencio en los olivos.


Miguel Arteche


lunes, 21 de febrero de 2011

Dádiva

Aquí mi cuerpo
con sus orillas dispuestas
a la urgencia del oleaje
por si vinieras


si me tocaras
supieras que estoy vivo
y canto en el desierto de esta página
en cada palabra que arde y me desnuda para ti.

JORGE AMPUERO

viernes, 18 de febrero de 2011

Metamorfosis

Hay días en los que me despierto
convertida en agua:
Toda húmeda,
sin fondo,
habitada por luces,
tocándolo todo.
Días en los que me siento océano
bailando al compás del universo,
haciéndome remolino,
subiendo y bajando mis mareas...
Entonces se me antojan tus manos,
azules cuencos infinitos,
como único recipiente
capaz de contenerme...

Aída Elena Párraga

miércoles, 16 de febrero de 2011

Frutos y flores

Mi amado me dice
que soy como una manzana
partida en dos.
Yo tengo las semillas
es verdad.
Y la simetría de las curvas.
Tuve un cierto rubor
en la piel lisa
que no sé
si todavía tengo.
Pero si en abril florece
el manzano
yo hecha manzana
y por demás madura
todavía me despliego
en flores blancas
cada vez que su daga
me traspasa.

Frutos e flores

Meu amado me diz
que sou como maçã
cortada ao meio.
As sementes eu tenho
é bem verdade.
E a simetria das curvas.
Tive um certo rubor
na pele lisa
que não sei
se ainda tenho.
Mas se em abril floresce
a macieira
eu maçã feita
e pra lá de madura
ainda me desdobro
em brancas flores
cada vez que sua faca
me traspassa.

Marina Colasanti

lunes, 14 de febrero de 2011

SOBREDOSIS

No quiero otra noche sin tu cuerpo
ni otra droga para saciar los vacíos

el viaje es largo

y comienza en las venas
donde mis adicciones te exhalan

y tu recuerdo tóxico invade

el humo caldeado del desierto
donde alucino y te busco
para volar aún con las alas rotas.



JORGE AMPUERO

sábado, 12 de febrero de 2011

ABRIRÉ SURCOS

Abriré los surcos nuevos en la arena
y hablarán las verdades de mi piel.
Retornarás al sonido
de la hembra
hasta romper tus labios.
Pondrás las hojas
tal si construyeras un pajar,
allí estarás
mordiendo lo vivido,
muriendo lo mordido.
Será tu mano un río interminable
recorriendo mi sangre,
sedienta
abriré los caminos
de lo inevitable
tanteando
herido
dormido
como la vida te haya tratado,
sobre mí hundido en el mar,
total desnudo,
total rodeado de mis pechos,
vientre, sexo, muslos.

Ana Rosa Bustamante

jueves, 10 de febrero de 2011

TE QUIERO

TE QUIERO, es mejor decirlo así, sin tragar saliva,
sin hacer acotaciones al pie de página,
o complicarme pensando por qué lo digo.
Mejor sería decirte: –está bien,
hagamos el amor sin ningún contrato,
sin dividir, claro está, nuestros cuerpos en partes iguales,
todo muy legal o conyugal, además de sedentario.
Pero no. Te quiero y con eso me basta
para que entre vos y yo haya una luna preciosa y domesticada,
y me importe un pito si Dios lo quiere o no,
si la sociedad lo aprueba o no,
al final somos nosotros los que disfrutan el amor,
el uno contra el otro, el uno sobre otro,
el uno cerca del otro y así sucesivamente
hasta deshacernos en polvo y estrellas.
Si te lo digo sin dudarlo es para que lo sepas
y se lo cuentes a tus amigas y amigos,
al perro y al gato, allá ellos.
Puede parecer ridículo a estas alturas
en que me siento postmoderno, prehistórico
e irremediablemente una especie de animal político.
Pero si vos me lo decís mordiéndome el cuello
o deslizando tus manos como pájaros o espuma,
entonces posiblemente alguien no comprenda
porque lo escribo,
y según ellos debiera preocuparme por asuntos
más poéticos y trascendentes
que no cabe en la sencillez con que te quiero.


martes, 8 de febrero de 2011

Cuando me ves así

Cuando me ves así
con estos ojos que no
quieren mirarte,
es que al oírte amor
pienso en la lluvia
sin dejar de escucharte

Porque tu voz amiga,
como el agua rumorea el amor.
Y pensando en la lluvia me parece
que te escucho mejor

Cuando me ves así
con estos ojos
que te miran sin verte,
es que a través de ti
miro mis sueños
sin dejar de quererte

Porque en tu suave transparencia
tengo un milagroso tú,
con el cuerpo para dicha de mis ojos
todo lo veo azul.


José Pedroni

viernes, 4 de febrero de 2011

LOS TRES DESEOS

Lo que escucho de tus labios
es solo para mis oídos
la fragancia de tu cuerpo
solo puedo poseerla
mientras me habitas
las caricias
las sonrisas
el centro de tu universo
todo en el efímero instante
en que te poseo
nada pronunciar puedo
eres tan prohibido como la vida eterna
y sin embargo en algún lugar
ha quedado tu deseo
hablarme quedamente
besarme tiernamente
y amarme muy despacio
en la calidez de la noche

miércoles, 2 de febrero de 2011

La Manigua

Tengo la piel muy suave
para que puedas navegar
por los paisajes de mi cuerpo
tengo un cacto sin espinas
tengo dos pequeñas colinas
coronadas por pájaros silvestres
Y un bosque húmedo
Donde nacen los ríos de mis piernas
Ven, acércate más
acércate, cartografía mi paisaje
no tengas miedo
ya no quedan fieras en la manigua
Eliana María Maldonado